Los zapatos de mi mamá
  • Me mola este post! Quiero compartirlo en…

    Facebook facebook   Twitter twitter   Pinterest pinterest   Linkedin linkedin  

     

    Seguro que todas recordáis aquellos momentos frente al espejo, cuando solo levantábamos unos palmos del suelo, probándonos unos preciosos zapatos de tacón de nuestra madre. Ese momento de clavar la mirada en tu reflejo y pensar “ojalá fuese mayor para poder caminar con unos tacones como los de mamá”.

    Pues hoy El Armario de Mamá sueña con días como esos y hace hincapié en aquellos zapatos que, una niña como tú con tan solo cinco años, veía como los más bonitos del armario. Porque a esa edad, no nos engañemos, ya eras una niña que soñaba con la moda, con ponerse guapa y sobre todo con comerse el mundo.

    De mi madre recuerdo un montón de zapatos; me encantaba abrir su armario, sentarme delante del zapatero y revolvérselo todo para poder jugar y sentirme “un poco más grande”. Recuerdo que tenía zapatos de colores (amarillos, blancos, rojos…), que todos eran de tacón (por lo menos, todos los que a mí me gustaban), unos más altos y otros con un tacón un poco más bajo. Recuerdo, especialmente, unos botines de ante, de color  gris, que eran preciosos. Pero sobre todo, recuerdo aquellos zapatos de tacón de aguja, un tacón de vértigo, negros, de punta y con un lazo. Ella los llevaba con un estilazo que yo, soñaba con tener algún día.
    Estos mismos zapatos, que aún todavía veo alguna mañana de sábado en la puerta del cuarto de mis padres, se remontan a la década de los 80. Una década admirada por muchos y que estuvo fuertemente marcada por las nuevas corrientes musicales (Michael Jackson, Madonna, Mecano…), por las tensiones políticas y las series televisivas (el Equipo A, El coche Fantástico o Cheers entre otras muchas). También conoceremos esta década por acoger a los últimos años de “la movida” en nuestro país. Los años 80 nos dejaron nuevas corrientes también en la moda. Es el tiempo de los Punks, Grams, Rockers, el tiempo de las Ray Ban. Aparecen las cazadoras de cuero, las mallas y los pantalones ceñidos, las camisetas holgadas con estampados y con colores llamativos. Irrumpen con fuerza las hombreras, el talle alto, la ropa brillante, y aquellos peinados tan cardados y voluptuosos. ¿Los recordáis?

    En cuanto al calzado, es la época del tacón de aguja, del zapato Peep Toe y de las plataformas para la noche. Se llevaba el Animal Print ya fuera en las texturas o en los estampados. Los botines para un look informal, los mocasines, los zapatos de varios colores… ¿No suena lejano verdad?

    Claro que no, porque la moda es cíclica, se va reinventando, pero nunca desecha lo que ya forma parte de ella. Por eso, cuando me acuerdo de aquellos zapatos que se ponía mi madre en los 80, negros con lazo y tacón de aguja, pienso que me los podría poner ahora tal y como yo soñaba cuando me los calzaba y mi pié solo ocupaba una pequeña parte de ellos.
    Si os sentís identificadas con lo que os he contado  y queréis compartir con nosotras vuestras experiencias con los tacones de mamá, no os lo penséis dos veces. Estamos deseando conocer tu historia en nuestro Facebook y Twitter. Comparte tus secretos con nosotras! Todo lo que quieres y mucho más, en El Armario de Mamá.

    @sora_domingo

    Me mola este post! Quiero compartirlo en…

    Facebook facebook   Twitter twitter   Pinterest pinterest   Linkedin linkedin  


3 Comentarios y Contando...

  • Ana 01.24.2012

    Yo lo hacía!! Me los ponía todos y andaba haciendo “clak clak clak” a cada paso por la casa!!! Pero mi pié aumentó su tamaño…y mi 41 no entraba ya en el 38 de mi madre… :( una pena!

  • Y tb utilizaba sus maquillajes y joyas!! Ay qué recuerdos… :D

  • [...] lo que hemos comprobado, Esther Calma es como muchas otras chicas enamoradas de los zapatos, de esas que entran en tiendas a por ropa… y acaban con varios pares de tacones en una bolsa. Lo [...]

Deja un comentario

* Nombre, Email y Comentario son requeridos